Equilibrio en mi armario

A mis venticuatro tengo varias preocupaciones. Una de ellas se repite todas las noches/mañanas, según me de. Todos los días de lunes a viernes mantengo la misma lucha con mi armario y la ropa que hay en él.

¿Qué me pongo para ir a la ofi? Ni demasiado informal ni demasiado arreglada. En el medio se encuentra el equilibrio. Y creedme, es difícil mantenerlo y no caerse hacía un lado o hacía otro. Empecé a trabajar con la llegada de la primavera y el buen tiempo por lo que hasta octubre me lo monté a las mil maravillas. Ahora, es una auténtica pesadilla.

Después de una crisis odio mi armario y odio mi ropa estoy dedicando las vacaciones cotillear infinidad de blogs de moda, a hacer listas, fichajes y un dossier maravilloso lleno de inspiración y ropa que me gusta para la caza y captura en rebajas. Aunque tengo que confesar que este último punto me lo estoy saltando a la ligera, pero es que en Asos (¡mi primera compra ever!) ya están que lo tiran por la ventana, yo mala con anginas y la compra a un click. Demasiado tentador : )

De este nuevo perfil fashioneti he encontrado un pozal de inspiración 3 blogs de chicas corrientes como yo que parece que jamás tengan una crisis de armario. He clasificado la inspiración según el día que tenga.

Para ese día en el que la camisa a rayas que tenías a los 15 no te parece tan horrorosa... 
La combinas con unos pantalones negros, un abrigo negro y listos. Tan fácil, tan sencillo, tan poco complicado.


Para el día en el que descubres que tu abrigo camel también pega con pantalones negros...
Repites con la camisa a rayas, o una vaquera y ya te puedes comer el día. 


Para el dia en el que ir de negro no significa ir sosa
¡Píntate los labios (Anna)! Encuentra esos 2 minutos antes de salir de casa porque así, ¿quién puede tener un mal día? 


Para el día en el que arrasas en las rebajas. ¡Stop! Párate 5 minutos y mentalízate que tienes que ir a por todas con una blazer que tenga su aquel
Estampados clásicos como el tartán con cortes modernos y militares, una clásica pero con botones que no te dejan indiferente delante de la percha... Luego, tanto sirven como para el día que te quieres comer el mundo o te dan el empujón para que no te quedes en la cama. 


Para el día que decides dar la espalda... 
Y dejar a todos bocabiertos con esta blusa. Fichada en Cosette. No me la quitéis que lleva mi nombre. 


Para el día que decides ir en jersey, pero no uno cualquiera.
Los vaqueros rotos también me los pondría, pero mi lado racional me dice: "recuerda, sencilla pero informal". El jersey y la joyería fina, sí. 


Para los otros días... sigo buscando.

Lo curioso de este post es que encontré la inspiración que me gusta en dos blogs que aún me gustan mucho más. La bonita de June Lemon y la encantadora In fashion with you. El buen gusto lleva al buen gusto :)


4 comentarios:

  1. La blusa de Cosette también está en mi lista jajaja

    ResponderEliminar
  2. Pues si, el buen gusto es innato en las personas,se tiene o no se tiene,el dinero ayuda,pero en esto del buen gusto,va a ser que no.
    Feliz Año

    ResponderEliminar
  3. @Marta, sabía que compartíamos gustos : ) (excelentes por otra parte)

    @ Carmen el buen gusto se encuentra y a veces es mucho más fácil de lo que nos imaginamos dar con la combinación ganadora.

    @Iria, te los enseño mientras comemos juntas en Barcelona!! Será pronto : )

    ResponderEliminar

 
Copyright © 2012 • Cappuccino in the twenties • All Rights Reserved
Blog at Blogger.com • Template Galauness by Iksandi Lojaya